+34 96 386 41 15

PUV - Publicacions Universitat València

Un bosque en la ciudad

El Jardín Botánico de la Universitat de València

Jordi Corbera, Jaime Güemes Heras, Carles Puche

ISBN: 978-84-370-6341-6

Materia: ciencias

Submaterias: biología

Idioma: castellano

Año ed.: 2005

Encuadernación: cartoné

Formato: 21,5 x 24,5 cm.

Páginas: 300 pp.

Los jardines botánicos rompen en el siglo XV el concepto clásico de la jardinería ya que su creación surge con la idea de enseñar una parte del mundo vegetal que era de gran importancia: las plantas medicinales. Por ello, estos jardines no son complemento de palacios o de mansiones, sino que nacen como espacios con carácter propio.

Disponibilidad: En existencias

30,00 €

Sinópsis

Detalles

Los jardines botánicos rompen en el siglo XV el concepto clásico de la jardinería ya que su creación surge con la idea de enseñar, de mostrar una parte del mundo vegetal que en aquella época era de gran importancia: las plantas medicinales. Por ello estos jardines no son complemento de palacios o de mansiones, nacen como espacios con carácter propio para albergar lo que se denominaron simples (plantas medicinales). Estos jardines evolucionarían posteriormente, durante los siglos XVIII y XIX hacia jardines arbolados, al enriquecerse con las plantas que venían de ultramar. En el siglo XX se convirtieron en centros de investigación y como tales han surgido nuevos jardines, mientras que los que han quedado de siglos pasados se han adaptado, de tal manera que en un mismo establecimiento han unido historia y modernidad. Muchos de ellos han quedado situados en el centro de las ciudades y de pronto se han redescubierta y se han convertido en ese oasis de ensoñación en el centro del desierto ciudadano. Este libro quiere plasmar y dar conocimiento de los árboles emblemáticos que existen en el Jardí Botànic de la Universitat de València, tanto propios de la zona en la que se encuentra como de diferentes zonas del mundo. Es un viaje por el planeta mediante la descripción de sus árboles para hacernos gozar y comprender mejor el mundo y su naturaleza, haciéndonos olvidar por unos momentos la agresividad ciudadana que queda fuera del jardín.